Sensación de ansiedad

donde las tildes no importan...

Quiero ser una parada en la estación que lleva tu nombre, quiero ser el verbo puedo, quiero andarme sin rodeos confesarte que una tarde empece a morir por ti...

16:38

Compendio de domingo

Publicado por Cinthya Zapata |

Fin! termine una lectura retrazada como tantas otras, terminé, Sonríe mientras mueres - Marcela Robles.


Buscando entre papeles, tratando de encontrar explicaciones para cosas que no la tienen, me toma por asalto el significado de la palabra adiós en dos idiomas: tupananchikkama, en quechua, que quiere decir “hasta que nos volvamos a encontrar”, y sayonara, en japonés, que significa “puesto que así ha de ser”. Dos formas de adiós en las que coinciden con sutileza la esperanza y la fatalidad. Esto tiene que ver con nuestra permanencia en la tierra, a la que finalmente hemos de regresar. No seremos entonces los mismos. El territorio como espacio del encuentro será otro. Pero ahí estaremos, aunque solo sea para la reconciliación.
Marcela Robles

Ya no será. Ya no. Nunca sabrás quien fui.
Porque me amaron otros. Ni si era de verdad
lo que dijiste que era. Ni que fui yo para ti. Ni como hubiera
sido. Ya no soy más que yo. No sabré donde vives, con
quien, ni si te acuerdas. No me abrazaras nunca. Como esa
noche nunca. No volveré a tocarte. No te veré morir.
Marcela Robles

Que extraña forma de vida tiene este mi corazón, vive la vida
perdida – quien le daría el derecho – que extraña forma de
vida. Corazón independiente. Corazón que no comando, vives
perdido entre la gente, lastimosamente sangrando, corazón
independiente. Para. Deja de latir.
Si no sabes donde vas, por que tienes que correr.
Yo no te acompaño más.
Amalia Rodríguez – Alfredo Marceneiro



Ni contigo ni sin tí tienen mis penas remedio: contigo porque me matas, sin tí porque me muero.
Pablo Neruda



*** Tu cabellera de naranjas en el vacío del mundo
En el vacío de los cristales llenos de silencio
Y de sombra donde mis manos desnudas buscan todos tus reflejos.

La forma de tu corazón es quimérica
Y tu amor se asemeja a mi deseo perdido
Oh suspiros de ámbar, sueños, miradas.

Pero no siempre has estado conmigo. Mi memoria
Permanece oscura de haberte visto venir
Y partir. El tiempo se vale de palabras como el amor.
Paul Eluard


*** Poema dedicado el 2004, cuyo tercer párrafo fue cambiado por miedo o supervivencia, no lo sé, sólo tú sabrás, todos tenemos razones. Aqui esta publicado tal cual es el original.
Igual muchas gracias.

Subscribe